Bienvenidos a "Tercio de Quites".

lunes, 30 de marzo de 2015

El vencedor vencido

El vencedor...
La apuesta estaba hecha, pero todo salió al revés. Ni el más agorero habría podido vaticinar la decepción que reflejarían las 24.000 caras que ayer abandonaban la plaza de Las Ventas tras ver a Iván Fandiño estrellarse en el reto más importante de su carrera. No tiene sentido escribir otra crónica, porque ya todo el mundo sabe lo que pasó en el ruedo. Ni cumplió el toro, ni estuvo Fandiño, en una tarde en la que los anhelos de triunfo y épica dejaron paso a la más profunda desilusión.
Fandiño se fue de Madrid abroncado, entre una desagradable lluvia de almohadillas que hizo del camino de vuelta al patio de cuadrillas un calvario; el triste final del sueño de un torero y una afición que acabó convirtiéndose en pesadilla.
Le pesará al de Orduña la tarde de ayer, y más estando recién empezada la temporada, no hay duda. Apostó y se la pegó, pero como bien dicen más cómodo es no intentarlo.
Fandiño salió vencido, pero el triunfo que consiguió no lo puede negar nadie, se pongan como se pongan. Y triunfó haciendo una cosa tan simple como escuchar al aficionado, ese que, harto de la monotonía que inunda las plazas de toros hasta casi ahogar su afición, no ceja en su empeño de defender la diversidad, la integridad del toro, la lidia completa... El resultado: la plaza de Las Ventas cuelga el cartel de no hay billetes, en marzo, fuera de feria y sin abonos. Los alrededores rebosando de aficionados llegados de toda España y una expectación que hace tiempo que no se veía por una corrida de toros.
Gracias Fandiño, porque conseguiste demostrar que la variedad interesa y que cuando el protagonista de la fiesta ocupa el lugar que merece la afición responde.
La tarde salió al revés, pero el gesto no admite ningún reproche. Te esperamos en San Isidro.
...vencido.
Fotos: Álvaro Marcos

No hay comentarios:

Publicar un comentario